Hace más de 10 años nos tuvimos que hacer un planteamiento serio con el tema de los tratamientos fitosanitarios en arbolado, cuando utilizas mucho caldo “tóxico” la mayor parte acaba en el suelo, desagües, fachadas… además del problema para insectos auxiliares y para fauna que representa esta “duchas”.

Decidimos empezar a utilizar otros sistemas con menor impacto ambiental. Desde este punto se presentó el problema de la eficacia/tiempo de reacción/persistencia. Como resolver problemáticas de ataques con rapidez

Cuando empezamos a experimentar con endoterapia en arbolado nos dimos cuenta del gran potencial que representaba esta técnica. pero era eso: “experimentar”. Las marcas comerciales que desembarcaron en España no tenían grandes manuales para trabajar y menos aun experiencia en un entorno mediterráneo como el nuestro. A pesar que de algunas de ellas llevaban bastantes años trabajando, cuanto más veteranas son más prudentes con sus afirmaciones. Y es que la Endoterapia será de todo menos inofensiva.

Hubo mucho atrevimiento en estos años y poco a poco fuimos ajustando la manera de trabajar, los métodos, tiempos, presiones, y los productos. Pero hizo falta mucha formación y sentar las bases de los que se puede hacer y lo que no se debe hacer al inyectar un árbol.

La intención de este articulo es sentar unas sencillas bases del origen de la endoterapia para que veamos cuan moderna es la endoterapia.

Para esto comienzo por el principio, ¿Cuál es la historia de esta técnica? ENDO –TERAPIA (griego) tratamiento-en el interior. Introducir una solución en el interior del sistema vascular del árbol para provocar un efecto en el mismo. Después de esto paso a desarrollar algunos referentes históricos de los sistemas de endoterapia.

Las mejores referencias históricas sobre la endoterapia son citadas por William Arthur Roach en 1939 (Citado en Navarro et al., 1992). Este autor cita a Ebn-el-Awam, agrónomo árabe andalusí del siglo XII autor de un célebre tratado de agricultura. En este texto se explica cómo a través de cortes y orificios se introducía sustancias en árboles y arbustos para modificar colores de flores y aromas o propiedades medicinales de frutos (El Awam, 1802). Tras la reconquista cristiana en España, el libro fue abandonado y estuvo perdido hasta el siglo XVIII, cuando apareció casualmente en El Escorial y fue traducido en 1802 al castellano.

Roach cita otros precedentes de que hacia el año 1500 Leonardo da Vinci aconsejaba la aplicación por infusión de arsénico en manzanos para controlar a los ladrones de frutas: “Perforando un agujero en un árbol con una barrena e insertando en él el arsénico […] disuelto en agua hirviendo […] el agujero debe ser grande y tiene que ir recto a través de la médula […]. Cuando la savia está aumentando en los árboles […] el líquido venenoso debe ser inyectado desde fuera […]”. Codex Atlanticus, fol. 76 recto a; fol. 12 recto a.

Otro autor, Campana (1999), también cita a Leonardo Da Vinci en el desarrollo de experiencias como la introducción de miel en agujeros en el tronco para endulzar frutos o de la preparación de una infusión de pimienta, laurel e incienso, mezclado todo ello en vino, que al introducirlo en la parte inferior de la médula del árbol, conseguía que los gusanos muriesen.

Otras referencias históricas de este mismo autor hablan de experimentos más recientes de patología vegetal, en los que se utilizaban tintes para conocer el movimiento de la savia en las plantas. Es el caso del alemán Mayer, hacia 1800, o del también alemán Robert Hartig, en 1853. Las experiencias de Hartig fueron aprovechadas en 1886 por otro alemán, Von Sachs, para infundir sales disueltas de sulfato y cloruro de hierro para corregir clorosis en acacias, reportando que solo las hojas por encima del punto de inyección se volvieron verdes.

Ya casi en el siglo XX, 5 equipos de investigación rusos intentaron utilizar presión mediante jeringas para introducir líquidos que curasen la gomosis. En Estados Unidos el primer uso de endoterapia fue en 1906 en Dakota del Norte, por H.L. Bolley, quien trabajó sobre la posibilidad de diagnosticar necesidades nutricionales a través de técnicas de inyección. Sin embargo, Bolley hacía notar que cada árbol parecía responder de manera única, algo que cualquier persona que haya trabajado con los sistemas de endoterapia debe reconocer.

El propio autor de parte de estas citas, el inglés Roach (1939), experimentó como investigador de la East Malling Station del Reino Unido sobre la aplicación de las inyecciones en las plantas para uso terapéutico y diagnóstico, especialmente de carencias de elementos nutritivos y uso de sales con efecto fungicida. La importancia de sus trabajos radica en que por primera vez se detallaba profusamente todas las experiencias realizadas en cuanto a técnica, disoluciones y efectos de la endoterapia, realizada sobre varios tipos de hortalizas. En estos años existía una gran controversia sobre la necesidad o no de extraer el aire de los orificios de inyección para conseguir efectividad en los tratamientos, y las experiencias realizadas en este sentido daban resultados dispares en ambos sentidos. (Fuente: JJ Sigüenza- Sistemas de endoterapia en sanidad vegetal)

El inicio del uso comercial de la endoterapia se produce en Estados Unidos en 1948, cuando la compañía J.J. Mauget Company presentó por primera vez un sistema de micro-inyección (Actualmente sigue en venta)

Su primera utilidad fue para aportar nutrientes a los árboles y se extendió más en los años 60 a raíz de la aparición de una cepa nueva de grafiosis en olmo que acabó con la mayoría de olmos centenarios de Estados Unidos y Europa.

endo1

Posteriormente la Universidad de California desarrolla nuevos sistemas más sofisticados y complejos estableciendo los parámetros que se consideraran principales a la hora de aplicar Endoterapia en arbolado, como presión, dosis y concentraciones de la mezcla. Se realizan pruebas con diferentes soluciones.

En este modelo de ejemplo se aprecia como elementos principales:

  • Un deposito con la solución preparada para inyectar
  • Un mecanismo dosificador tipo émbolo para controlar la cantidad de solución inyectada e introducirla en el circuito
  • Sistema de tubos para distribuir el producto desde el inyector hasta el árbol ramificándose en varios tubos, 1 por punto de inyección
  • Deposito de aire a presión como sistema de accionamiento del mecanismo dosificador, con regulador de presión administrada
  • Cánulas que se insertan en un orificio previamente practicado en el tronco. Estas cánulas sirven para conectar los tubos e distribución al árbol. Las cánulas pueden insertarse a presión o roscadas a modo de torillo hueco.

Este tipo de sistema servirá de base para otros más modernos que se han comercializado hasta la actualidad optimizando peso y dimensiones, así como la complejidad de trabajo.

endo2

(Reil y Beutel, 1976) Universidad de California

Otros investigadores tienden a simplificar los mecanismos de inyección mediante elementos elásticos como el latex para ejercer una presión suave y constante con gran volumen de producto, por ejemplo el sistema Israelí desarrollado en agricultura para corregir carencias en frutales, consistente en un tubo de latex rellenado de la solución nutritiva y sellado por ambos extremos.

endo3

Sistema desarrollado en Israel (Pinkas et al.,1973)

Alex Shigo en 1977 publica su estudio sobre los efectos de la endoterapia en dos aplicaciones anuales, pone sobre la balanza ventajas y daños causados por las aplicaciones. Realiza un trabajo para el Servicio forestal de EEUU realiza un estudio sobre daños internos en arbolado. Para este estudio disecciona más de 10.000 árboles. Es el mayor especialista del momento.

En los ensayos se probaron 6 técnicas diferentes y se testaron y desarrollaron elementos como:

  • Materias activas
  • Disolventes
  • Solubilidad
  • Presión
  • Tipos de madera

En sistemas de endoterapia establece 4 puntos importantes:

  1. Lo más sencillo posible a nivel técnico.
  2. Procedimiento de trabajo sencillo.
  3. Absorción rápida del producto.
  4. Control del volumen de producto por cada punto de inyección.

4

Diseño de la patente inicial de Fertinyect –Barranco, 1989

endot5

Primeras agujas de inyección desarrolladas por Alex Shigo

Queda mucho por conocer y por descubrir, y muchas disecciones que realizar, pero ya no es tan atrevido como en los años 2.000 cuando se daban por sentado muchas teorías.

Estamos en plena evolución, aunque en algún caso volvamos a los orígenes de sistemas que llevan más de 20 años funcionando. Simplificar es en muchos casos la solución más difícil.

8  Por Jaume Alagarda/Sol i Vent Paisatges

1

 

Endoterapia – Alternativa sostenible al control de plagas en arbolado mediante inyección al tronco
Etiquetado en:            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *