658 081 269 info@agaexar.gal

La presidenta de acuBam, Mariví Álvarez, presentó la iniciativa en Viveiros O Piñeiro junto a la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, y las alcaldesas de O Rosal y Tomiño, Ánxela Fernández y Sandra González

 

La planta ornamental y la flor cortada cultivadas en el Baixo Miño cuentan ya con un sello identificativo que garantiza su origen gracias a la iniciativa de la Diputación de Pontevedra y de la Asociación de Cultivos do Baixo Miño, acuBam. Esta distinción es parte de la nueva campaña lanzada para animar a la ciudadanía a comprar este producto de proximidad que constituye uno de los principales sectores en la actividad económica en esta comarca y que este año estuvo marcado por una profunda crisis con motivo de la pandemia de la COVID-19.

Viveiros O Piñeiro fue el escenario escogido hoy para la presentación, en la que la presidenta de la Diputación, Carmela Silva, hizo hincapié en el hecho de que este sector “es de futuro” porque “está muy vinculado a lo que se está demandando: la necesidad de una economía diferente, en la que pasemos de destruir a cuidar el planeta”. Incidió en la importancia de este nuevo sello de procedencia, cuya imagen fusiona una planta y una flor en varios colores, “que permite que la gente sepa que ahí está lo mejor”. También destacó que el vídeo, en el que se pone de relevancia la importancia de regalar flores de la mano de una pareja de personas mayores y de las trabajadoras, “llega a las emociones”. “Animo a la gente a que sepa que este es un sector potentísimo, de proximidad, sostenible, que tenemos que cuidar porque genera mucha actividad y empleo, por cierto empleo de mujeres, que son las protagonistas también del vídeo”.

Comprar y regalar flor y planta todo el ano

La presidenta reconoció así mismo el trabajo de acuBam a la hora de haber unido a este sector en el Baixo Miño, “porque hay que agrupar sinergias para ser más fuertes”, y reconoció el trabajo en este sentido de la anterior presidenta del colectivo, Patricia Rodríguez, asi como de la actual, Mariví Álvarez. Y subrayó que el apoyo de la Diputación al sector “es una obligación; para eso gestionamos lo público, para que la gente de la tierra viva mejor”. En este sentido, se congratuló del hecho de que el sector empieza a recuperarse de la crisis de la COVID. “No hay nada que llene más al ser humano que el contacto con la tierra. Somo tierra, aunque vivamos en ciudades. Así que tenemos que apostar por lo nuestro, y comprar planta ornamental, es una maravilla poder plantarla en tu casa o en tu balcón, que queda el aroma a tierra y la vista maravillada de colores y va a permitir romper con el sedentarismo. Y tenemos que regalar flor -apuntó Carmela Silva-. Y lo tenemos que hacer a lo largo de todo el año. Porque quien compra flor es feliz cuando la compra pero cuando la regala es doblemente feliz. Compremos nuestras plantas y flores, que ahora además tienen sello de origen y no hay flor ni planta mejor que la nuestra”.

Reconocimiento al trabajo

Por su parte, la presidenta de acuBam, Mariví Álvarez, destacó que el nuevo sello “es más que un paso al reconocimiento al trabajo de las personas del Baixo Miño que hacen posible esta actividad y con el que queremos que todas las personas que quieran disfrutar de ella nos conozcan y reconozcan en los puntos de venta habituales”. “Queremos añadir un elemento más de mimo y cariño a las plantas y flores que compartimos y que deseamos disfrutar”, señaló. Subrayó así mismo el concepto de sustentabilidad que marca estos cultivos de planta ornamental y flor cortada, “la fuente principal de ingresos del territorio”, como un reconocimiento “al valor de la tierra, la tierra que nos permite desarrollar la actividad profesional, basada en el cultivo y el mimo de nuestros productos”. “Es por esto que nos debemos a ella, asegurando el respeto a través de nuestras técnicas y productos de cultivo respetuosos con el suelo y la gestión de recursos hídricos. Y más allá, nos comprometemos con las personas que confían en nosotros y buscan en nuestras plantas un espacio de disfrute, de descanso y reencuentro con nuestro espacio natural”, aseguró.

En el acto participaron también las alcaldesas de O Rosal y Tomiño, Ánxela Fernández Callís y Sandra González. La primera destacó que el sector de la planta y la flor “nos da ahora más vida si cabe” y subrayó el papel estratégico que tienen las mujeres en estos cultivos “y que se ve en este vídeo”. El nuevo sello de origen “da más valor añadido a este sector”. “Son muchas las trabajadoras de nuestro municipio que están en ese sector y tenemos que sumar para que el espacio se convierta en una realidad más allá de la vida que compartimos todas”. Por su parte, Sandra González se refirió al crítico momento que pasó el sector en Tomiño, “el epicentro de la flor y planta ornamental en Galicia”, con la pandemia. “Es un orgullo apostar por una economía verde, pegada al suelo y sostenible, y de eso habla este sello de origen. Habla de que la planta que los consumidores van a comprar es una planta casi kilómetro cero; es una planta gallega, hecha aquí que no viene de otros países. Queremos que las personas consumidoras sepan que allá donde esté la planta del Baixo Miño va a estar identificada con ese sello de origen de planta gallega, sostenible, cultivada y criada con amor por estas manos femeninas que son el 90% de nuestra mano de obra y afortunadamente también ahora con un porcentaje muy alto de empresarias”, destacó. También destaco que la actual campaña de puesta en valor del producto y de consumo responsable “se va a repetir a lo largo de los años”.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad